Inicio / Noticias

Noticias

17 febrero, 2017

El rol de la biotecnología para enfrentar el cambio climático, según la FAO


Noticias

Un nuevo informe de la FAO destaca la importancia del mejoramiento de cultivos y la biotecnología para reducir la pobreza y afrontar el desafío del cambio climático.

Un nuevo informe importante de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicado recientemente destaca la importancia del mejoramiento de cultivos y la biotecnología para reducir la pobreza y afrontar el desafío del cambio climático que enfrentan los 750 millones de pequeños agricultores del mundo.

El informe “Estado de la Alimentación y la Agricultura 2016” de la FAO analiza diferentes caminos para abordar el impacto de este fenómeno en los pequeños agricultores, incluyendo el aumento de la diversidad de cultivos, las fuentes de ingresos fuera de las granjas, el acceso a los mercados y los créditos, un acercamiento renovado sobre temas de género, y prácticas agro-ecológicas que conserven la materia orgánica del suelo y los recursos hídricos.

El estudio también renueva el enfoque de la FAO sobre “la agricultura climáticamente inteligente”, que combina tanto la adaptación como la mitigación en los sistemas agrícolas mejorados. Uno de sus tres principios clave es “el aumento sostenible de la productividad agrícola para apoyar el aumento equitativo de los ingresos, la seguridad alimentaria y el desarrollo”. Los ejemplos sugeridos por la FAO incluyen la adopción de variedades resistentes al calor y la sequía en cultivos importantes, así como la expansión del riego y la adopción de la agricultura de conservación.

La publicación anual de la FAO precisa que “las biotecnologías, tanto de baja como de alta tecnología, pueden ayudar a los pequeños productores en particular a ser más resistentes y a adaptarse mejor al cambio climático. Aunque las subsecciones que siguen se centran principalmente en la innovación a través de prácticas de gestión, algunas prácticas pueden depender de los resultados de la biotecnología, como las semillas mejoradas”.

La declaración de la FAO representa un reconocimiento de que la biotecnología desempeñan un papel vital en estrategias más amplias para ayudar a los pequeños agricultores a hacer frente al cambio climático.

Un ejemplo de cultivos climáticamente inteligentes son las nuevas variedades de maíz tolerantes a la sequía que se están desarrollando actualmente en el marco del proyecto de “Maíz Eficiente en el Uso de Agua para África” (WEMA). Como ha informado recientemente la Alianza para la Ciencia de Cornell, el primer ensayo de campo con este maíz ya se ha sembrado en Tanzania. Se trata de la primera etapa de un proceso que eventualmente permitirá a los agricultores tanzanos acceder a semillas que les ayudarán a ser más resistentes a factores climáticos adversos en su producción de alimentos básicos. Las variedades WEMA tolerantes a la sequía ya están llegando a los agricultores de Kenia y Sudáfrica.

El informe de la FAO también señala que las mejoras en la agricultura moderna han contribuido históricamente a reducir las emisiones agrícolas. Se informa que la intensificación agrícola entre 1961 y 2005 evitó emanación de gases de efecto invernadero de 161 mil millones de toneladas de carbono, y que el aumento de la productividad agrícola se compara “favorablemente” con otras estrategias de mitigación porque impide la pérdida de bosques – que de lo contrario ocurriría debido a la expansión de tierras de cultivo para alimentar a una población creciente.

Sin embargo, la FAO también deja muy claro que incluso con una mayor eficiencia en la producción, el aumento del consumo de productos de origen animal seguirá incrementando la presión sobre el sistema alimentario. Un mayor consumo de hortalizas y legumbres, combinado con comer menos carne de res y cerdo, tiene beneficios ambientales y de salud humana, destaca el informe.

Fuente: http://allianceforscience.cornell.edu/blog/major-un-report-endorses-climate-smart-biotech-crops

Estudio de la FAO (PDF)